PARA JUAN ANTONIO ALDA

El arte es, en si mismo, un acto de amor y de pasión desmesurado, que se traduce en la alteración del equilibrio y en la transformación de la materia – y de la realidad.

Pocos seres hay que consigan comprender este  complejo hecho; y en ese grupo hay pocos, muy  pocos que consigan comunicarlo y hacerlo realidad. mirarla con las manos, tocarla con los ojos y  mostrarla con el corazón, SER MAESTRO.

Nos ha invadido, nos ha retorcido, nos ha dominado, y nos ha movido a realizar acciones que no se detienen en el tiempo, nos ha ampliado caminos que otros comenzaron.

Todos tenemos hoy, un trocito de él, en nuestra materia, en la herramienta, algunos en su obra, pero sobre todo en nuestro recuerdo y en el corazón.

 

Me llamo Diego Canogar y a partir de este año asumo la función de presidente de Mínimo Tamaño Grande. Es un año especialmente difícil por lo que tiene de relevo del antiguo equipo directivo por el nuevo. Tenemos ambiciosos proyectos en mente para próximas ediciones. En cualquier caso, nuestra intención es marcarnos el objetivo de ir ganando en calidad, en medios y atraer a esta muestra anual y de vocación itinerante, un mayor número de profesionales de la escultura, afines a nuestros objetivos.

También en mente de todo el grupo esta Juan Antonio Aida, al que dedicamos la muestra de este año, que tanto ha hecho por esta exposición en ediciones anteriores y que ha pasado un año durísimo, recuperándose de una severa enfermedad.

Como novedad mayor queda nombrada María Luisa Alonso Berrojo como coordinadora y comisaria de las exposiciones del colectivo y Marta Villamayor y Carmen Ambruster como vocales. A estas tres agradezco sinceramente su apoyo y dedicación. Y muy especialmente a Mari Luz Nieto, alma mater del grupo, que sin su colaboración más que activa, habría sido muy difícil llevar esta transición a buen puerto.

Por último, por su gran aportación, mi respeto y agradecimiento a Idamor.